Una activa participación, en su rol de auspiciador del evento, tuvo La Cruz Inmobiliaria en la Semana de la Construcción 2019, organizada por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y que se llevó a cabo entre el 6 y el 10 de mayo, programa en el cual también estuvieron presentes sus socios y directivos.

Una de las actividades centrales fue el seminario “¿En qué mundo vivimos? Diálogos para enfrentar el futuro”, que contó con la participación del relator principal Francis Fukuyama.

El pensador estadounidense, autor de célebres libros como “El Fin de la Historia y el Último Hombre”, realizó un profundo análisis del desarrollo del liberalismo en el mundo occidental y el surgimiento de los populismos nacionalistas, con una mirada particular sobre la política actual en América Latina. Además, se refirió a los distintos modelos de políticas de desarrollo de infraestructura pública de China y Estados Unidos, dando cuenta de los aspectos que caracterizan cada uno de los modelos y sus principales diferencias.

Cuatro desafíos para alcanzar el desarrollo

Al día siguiente, el jueves 9 de mayo, se llevó a cabo el Desayuno Anual de Empresarios de la Construcción, actividad  la que asistió el Presidente de la República, Sebastián Piñera, así como varios ministros, representantes del sector privado y socios del gremio.

En su discurso, el presidente nacional de la CChC, Patricio Donoso, advirtió que la actual generación de líderes políticos, empresariales y sociales de Chile tiene la oportunidad de llevar finalmente a Chile al desarrollo, y llamó a todos los actores a actuar en función de ese desafío.

En ese marco, propuso cuatro desafíos para alcanzar el desarrollo del país:

El primero, avanzar hacia una nueva regulación urbana, que reemplace el actual sistema de planificación territorial para enfrentar la creciente crisis de acceso a la vivienda que sufren millones de familias chilenas, abordando nuevas definiciones sobre densificación, precio y uso de suelo y política de arriendo.

El segundo desafío consiste en impulsar una nueva generación de obras de infraestructura, que resuelvan necesidades urgentes del país, pero que a la vez activen nuevos empleos y eleven el PIB potencial de Chile. Para lograrlo, Donoso propuso entre otras medidas promover el mecanismo de concesiones, perfeccionando el sistema de iniciativas privadas, y mejorar la Ley de Financiamiento Compartido.

El tercer desafío fue impulsar la productividad del sector construcción, en línea con las conclusiones de un estudio realizado por la CChC en conjunto con la Comisión Nacional de Productividad. Donoso también llamó a avanzar en materias de adaptabilidad laboral y capacitación, para el desarrollo de nuevas competencias de los trabajadores.

El cuarto desafío que Donoso planteó fue elevar los niveles de probidad y frenar la corrupción. “La corrupción es el mayor enemigo de la democracia y la libre competencia”, dijo Donoso. 

Nuevo marco regulador

Por su parte el Presidente de la República, Sebastián Piñera, destacó que “la infraestructura cumple un rol fundamental” para alcanzar las metas de crecimiento económico para el presente año, estimadas en un 3,5%.

En el evento, el mandatario destacó que Chile se encuentra en una buena posición en cuanto a crecimiento y desarrollo, pero queda mucho por hacer.

“El año pasado nuestro país creció en un 4%, que es tres veces el crecimiento del año anterior, que nos puso a la cabeza de América Latina y por encima del crecimiento promedio del mundo”, explicó Piñera.

Pero no basta con los resultados de un año para alcanzar la meta de ser un país desarrollado, explicó el mandatario, quien coincidió con los desafíos para el desarrollo planteados por la CChC a través de su Presidente Patricio Donoso.

En materia de vivienda, el Presidente anunció que su Gobierno está trabajando en un nuevo marco regulador, y se refirió también a la importancia de preservar la certeza jurídica que requieren quienes desarrollan proyectos. “No solamente estamos trabajando en una nueva Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, sino que hemos logrado un acuerdo entre el Gobierno y la Contraloría. Aquí se produjo un grave problema que afectó la certeza jurídica y también la inversión, al exigirse que se cumplan normas que cuando los proyectos fueron autorizados no existían y, por eso, hemos trabajado arduamente para resolver este problema”, afirmó el Presidente.